Sala 1: Introducción

Epilepsie - was ist das eigentlich? Epilepsia - ¿qué es en realidad?

Postergalerie Póster Postergalerie betreten

Epilepsia - ¿qué es en realidad?

Introducción
Apenas ninguna otra enfermedad nos permite remontarnos en la historia de la medicina tanto como la epilepsia; existen numerosas referencias desde los primeros tiempos de la historia que constatan que esta enfermedad ha acompañado al hombre desde sus orígenes.
Tanto entonces como hoy, esta enfermedad era considerada como una de las enfermedades crónicas más habituales: desde un 0,5 hasta un 1% de la humanidad padece esta enfermedad. Lo que quiere decir, que en Alemania, por ejemplo, viven alrededor de ¡200.000 hasta 400.000 enfermos de epilepsia!

El concepto de "Epilepsia" se deriva de la palabra griega ("epilambaneim"), que significa "ser agarrado, atacado". Epilepsia es pues "crisis" o mejor "enfermedad que se manifiesta por medio de crisis". Dado que hay diferentes enfermedades que producen crisis, es mejor hablar de las epilepsias.

Entstehung der Epilepsie¿Cómo se puede definir la epilepsia? Se habla de epilepsia cuando una persona padece crisis epilépticas repentinas y episódicas. Una crisis epiléptica es, por otra parte, una de las muchas formas de reacciones patológicas (enfermizas) del cerebro; es una "respuesta" (reacción) del cerebro a un estímulo molesto, excitante o dañino. Este estímulo-respuesta está acompañado de un fenómeno anómalo de excitación (electro-químico) de las células nerviosas del cerebro. El desarrollo patológico de una crisis consiste esencialmente en una hiperexcitabilidad anómala de un gran número de células nerviosas, lo que quiere decir que efectúan una descarga brusca e inesperada de la tensión eléctrica entre la parte exterior de la pared de la célula y su interior (potencial de membrana)- sucediéndose una especie de "tormenta en el cerebro", en cierto modo como "un cortacircuito".

Una crisis epiléptica aislada o única no significa que se padezca la enfermedad; se denomina enfermedad cuando estas crisis se repiten en un individuo en más ocasiones y aparecen de forma repentina (es decir sin una causa inmediata que las provoquen), entonces sí se puede hablar de un enfermo epiléptico. La epilepsia es una enfermedad crónica, o una enfermedad de larga duración (¡lo que no quiere decir que ésta se prolongue durante toda la vida!).

zurück zum Seitenanfang

Crisis epilépticas
Las crisis epilépticas pueden presentar aspectos muy diferentes. Apenas existe una función del cerebro, que no pueda presentarse también como una crisis epiléptica. Así pues las crisis epilépticas se manifiestan de manera muy diferente: con sintomatología motora (por ejemplo movimientos bruscos, temblores, contracción muscular), sensitiva/sensorial (por ejemplo hormigueos, entumecimiento, impresiones ópticas o auditivas), vegetativa (por ejemplo enrojecimiento de la cara, coloración azul en los labios, salivaciones, ruidos gastrointestinales, relajación de esfínteres) o psíquica (por ejemplo repentinos trastornos en la memoria, pérdida de conciencia).

A menudo se presentan estas manifestaciones de forma combinada, por ej. contracciones, movimientos bruscos, salivación, relajación de esfínteres y pérdida de conciencia, como indicación de una gran crisis, un "Grand mal" ("gran mal").
Anteriormente las "grandes" crisis se oponían a las "pequeñas", que se manifiestan a través de por ej. cortas (duración en segundos) pérdidas de conciencia (ausencias), de un único movimiento brusco (mioclonías) o de las llamadas crisis de semisueño; estas últimas, también llamadas crisis psicomotrices o crisis parciales-complejas, se caracterizan por tener una duración de aproximadamente 30 segundos a 2 minutos de letargo, durante este tiempo los pacientes se encuentran desconcertados, teniendo lugar acciones incontroladas (por ej. Movimientos de masticación, frotarse las manos, irse corriendo), también se pueden producir palabras inteligibles, pero carentes de sentido o sonidos ininteligibles.
Una forma especial de estas "pequeñas crisis" presentan las crisis Blitz-Nick-Salaam (BNS-), que aparecen casi exclusivamente en bebés y que rara vez desarrollan una epilepsia. (El nombre de "BNS" deriva de la manifestación de la crisis, que suele presentarse como un movimiento brusco repentino, inclinaciones de la cabeza como haciendo señales aprobatorias o una inclinación lenta hacia adelante [como el saludo oriental]).

Hoy ya no se habla apenas de "grandes" o "pequeñas" crisis, en términos médicos, sino más bien de crisis "generalizadas" y "focales" (localizadas).

generalisierter AnfallUna crisis generalizada significa que la crisis afecta, desde su inicio a las dos mitades del cuerpo, dicho de otra manera ambos hemisferios se ven afectados al mismo tiempo durante la convulsión. Sin que por ello se vea afectado necesariamente todo el cuerpo - es importante, en primer lugar, la reciprocidad desde el inicio de la crisis.
Pueden incluirse dentro de las crisis generalizadas las ya nombradas grand-mal, ausencias y BNS.

fokaler AnfallPor el contrario se habla de crisis focales o localizadas cuando al inicio de una de éstas solo se ve afectado un lado del cuerpo o una parte localizada. (Esto significa que en el cerebro sólo una parte concreta de un hemisferio se ve afectada por la convulsión.) Crisis "focales" son por ejemplo: Grand-mal semilateral, espasmos unilaterales, contracciones o trastornos sensoriales, psicomotrices (parcial-compleja).

einfacher Herdanfall

zurück zum Seitenanfang

Epilepsias
Una crisis epiléptica no significa epilepsia; una crisis de este tipo puede producirse en la vida de un individuo una única vez - por ejemplo las convulsiones febriles en los niños, las crisis sucedidas como consecuencia de una descarga eléctrica, las acontecidas por la "privación de alcohol y/o sueño" después de pasar una noche "de juerga". En estos casos la crisis está motivada por una causa determinada, ha sido provocada por algo concreto - se habla entonces de crisis accidentales. Puesto que ni todos los niños padecen convulsiones febriles, ni tampoco a todos los jóvenes que han consumido alcohol en exceso les sobrevienen crisis epilépticas, se podría hablar de una determinada predisposición a las crisis o de una predisposición hereditaria.

EEG mit Spikes-and-Waves bei AbseneSólo se habla de epilepsia cuando un individuo sufre crisis epilépticas repentinas (no provocadas) y que se repiten de forma episódica.

Existen varios tipos de epilepsia (enfermedades de la epilepsia). En primer lugar éstas presentan el cuadro de una crisis epiléptica, pero también a través de la etiología, del curso de la enfermedad, del pronóstico (origen probable de la enfermedad) y por último a través de un diágnostico EEG (EEG: electroencefalografía, "curva de corriente en el cerebro").

Todos estos factores pueden ser muy diversos en las diferentes formas de la epilepsia. Lo mismo que en las crisis epilépticas se diferencia también en las epilepsias entre formas generalizadas y focales, dependiendo de si están acompañadas de crisis generalizadas o focales.

zurück zum Seitenanfang


Causas
Las causas de las diferentes epilepsias pueden ser muy diversas. La mayor parte de las epilepsias - de acuerdo a su motivación - epilepsias residuales, esto es epilepsias como "residuo", como "resto" (Residuum) de un trastorno cerebral anterior, concluido.

Estas epilepsias residuales o de defecto pueden ser consecuencia de una enfermedad infecciosa durante el embarazo (por ej. la rubeola), de falta de oxígeno durante el nacimiento, de una encefalitis o meningitis padecida durante la niñez o de una contusión cerebral sufrida a causa de un accidente.

Por un proceso de epilepsia se entiende por contra una enfermedad-epilepsia, consecuencia de una enfermedad neurológica progresiva (proceso continuado, no concluido). El ejemplo más importante y común en un proceso de epilepsia es el tumor cerebral; aunque también pueden conducir a una epilepsia los trastornos vasculares o enfermedades metabólicas. Epilepsias, que son manifestación (signo, "síntoma") de un trastorno cerebral residual o procesual, se denominan epilepsias sintomáticas.
Epilepsias, en las que se presume un origen orgánico, pero que no puede ser probado, se denominan epilepsias criptógenas (criptógena = probablemente sintomática).

Las epilepsias no son hereditarias, por lo que no pueden transmitirse a otras generaciones. A pesar de todo pueden aparecer en varios miembros de una familia. Esto se basa en que, como en muchas otras enfermedades (por ej. diabetes, reumatismo) - no la enfermedad misma, sino la predisposición a ésta se transmite a la descendencia. Otros trastornos adicionales (por ej. complicaciones durante el embarazo, parto, una enfermedad grave, una lesión en la cabeza) puede ser el desencadenante de esta enfermedad. (Sin embargo no siempre se puede identificar al factor desencadenante). Una enfermedad de crisis de este tipo, condicionada principalmente por una predisposición genética, se denomina epilepsia genética u epilepsia idiopatica.
La pregunta sobre el origen de la enfermedad en aproximadamente un tercio de todos las epilepsias no ha podido aún ser respondida.
Por lo dicho hasta ahora, podemos decir que cualquier individuo y a cualquier edad puede padecer una epilepsia.

zurück zum Seitenanfang

Tratamiento
Akutmaßnahmen¿Que hacer ante una crisis?

La epilepsia así como las crisis epilépticas pueden en la actualidad recibir un buen tratamiento. En principio la epilepsia tiene curación. Desde el comienzo del tratamiento se tiene que examinar, si se puede eliminar la causa de la epilepsia; en este caso se habla de una terapia causal (por ej. la operación de un tumor cerebral, supresión o mitigación de un trastorno metabólico). En la mayor parte de los casos esto no es posible - ya sea porque no se ha encontrado ninguna causa o porque ésta no pueda ser eliminada (por ej. cicatrices, malformación en el cerebro, predisposición). Se habla de terapia sintomática en el tratamiento de estas epilepsias.

La terapia sintomática que se lleva a cabo en la actualidad es la terapia "clásica" que se realiza en más del 90% de todos los enfermos epilépticos Prognose bei medikamentöser Epilepsie-Therapiea través de medicamentos inhibitorios de crisis (antiepilépticos). En su mayoría esta terapia medicamentosa se realiza a través de muchos años. Gracias a ello muchos de los pacientes tratados (aproximadamente un 60%) no padecen crisis y en un más del 20% de los casos se consigue una mejora en las crisis.
La tolerancia de los antiepilépticos es buena en general; estos medicamentos pueden sin embargo tener consecuencias graves y ser perjudiciales para los pacientes en casos excepcionales. Por ello es absolutamente necesaria una vigilancia facultativa regular de la terapia.
En algunos casos un tratamiento quirúrgico puede ser más ventajoso que el medicamentoso, esto sucede normalmente sólo en el caso de epilepsias focales y en este momento afecta a menos de un 5% de todos los enfermos epilépticos.

zurück zum Seitenanfang

Repercusiones
Las crisis epilépticas provocan tan sólo trastornos funcionales pasajeros del rendimiento cerebral, dañan el cerebro, pero por lo general estos daños no son duraderos. Por eso no es cierta la opinión, por desgracia muy extendida, de que las crisis epilépticas conducen inevitablemente a una reducción de determinadas funciones cerebrales (por ej. la inteligencia).
Una excepción a esta regla la tienen los llamados status epilepticus de las crisis grandes: se entiende con ello una crisis "grand-mal" de una desacostumbrada duración, aproximadamente 10 minutos e incluso más (es posible una duración ¡de horas!.
Dentro de este "status" se pueden producir daños irreparables en las células cerebrales. Afortunadamente estos status de Grand-mal son cada vez menos frecuentes gracias a las terapias medicamentosas modernas.

Caso de que existan comportamientos psíquicos extraños en enfermos que padecen crisis (por ej. retraso en el desarrollo intelectual, trastornos en el comportamiento y/o en el habla), estos no son por lo general provocados por la epilepsia, sino que su origen se encuentra en el trastorno cerebral, que a la vez es la causa de las crisis epilépticas.

No es extraño que existan trastornos reactivos en personas con epilepsia. La necesidad de superar la enfermedad, rechazos en la escuela, en el trabajo y en diversos grupos sociales, desventajas en el día a día (por ej. deporte, carnet de conducir, solicitudes), además de los prejuicios de los semejantes (por ej. desconocimiento de la epilepsia, equivocadamente entendida como una enfermedad mental-hereditaria) hacen que los pacientes tengan que sufrir a menudo cargas emocionales, que suelen ser en muchos casos peor que la propia enfermedad. Hay que tener muy en cuenta esta problemática en el seguimiento y tratamiento de los enfermos de epilepsia.

zurück zum Seitenanfang

seguir la visita

--> Raum 2: Geschichte

© Deutsches Epilepsiemuseum Kork - Museum für Epilepsie und Geschichte der Epilepsie